Obispo de la diócesis de Ocaña habló de como los fieles feligreses vivieron esta Semana Santa, además dijo que la iglesia seguirá enviando mensajes para que llegue la paz.

La diócesis de Ocaña, hizo un balance de la semana santa en el municipio de Ocaña, en donde los fieles feligreses vivieron días intensos de oración y de adoración ante el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

De igual forma el mensaje fundamental durante esta solemnidad fue pedir la paz para el país, y que la violencia llegue a su fin para que se viva en paz como hermanos.

En este difícil escenario que viven la región, la iglesia ha hecho un papel fundamental en llevar un mensaje de reconciliación y perdón, así como se realizó en día anteriores en el municipio de tarra donde la comunidad envió un S.O.S al gobierno nacional de tomar medidas para sea el fin del conflicto armado.